Proporcionar viviendas que podamos pagar

Al igual que demasiados habitantes originarios de Washington, la mayor parte de mi familia ha sido expulsada de DC por los altos precios. Ante el alza acelerada de las rentas y una cantidad demasiado limitada de vivienda a precio accesible, tanto los nativos de DC como los recién llegados están batallando para encontrar lugares dónde vivir. En especial para las familias está siendo sumamente difícil encontrar casas donde puedan crecer. 

En el Consejo Municipal, he estado luchando por más vivienda para los residentes con ingresos limitados, y encontrando soluciones innovadoras para responder a nuestra crisis de vivienda. Como líder municipal y regional, he presionado para transferir propiedades gubernamentales no utilizadas a organizaciones que puedan construir vivienda a precio accesible, y he trabajado con funcionarios de Maryland y Virginia para comprometer a la región en la construcción de más unidades de vivienda de rentas bajas para los trabajadores en los próximos diez años. Además de ampliar el acceso a la vivienda de bajo precio, he introducido y financiado medidas para proteger a los inquilinos contra las malas condiciones de vivienda.

Necesitamos hacer más para dar prioridad a la gente, antes que a las constructoras, y asegurar que la ciudad de DC esté abierta a todos los que quieran vivir aquí. Las prioridades que me guiarán serán las siguientes: 

  • Explorar las áreas que tengan el potencial de aumentar su población, a fin de crear ahí viviendas adicionales a precio accesible y apoyar los pequeños negocios.
  • Continuar adoptando un enfoque creativo para convertir los edificios de oficinas vacantes del centro en unidades de vivienda a precio accesible.
  • Trabajar con las constructoras para construir más unidades de tamaño familiar.  
  • Aplicar perspectivas innovadoras, tales como la vivienda conjunta, el uso de terreno público y la compra o subsidio de nuevas unidades económicas en terreno privado.
  • Proteger las unidades de vivienda económica ya existentes, y garantizar que los fondos municipales se gasten de manera eficiente en la construcción de vivienda económica.
  • Crear apoyos para los pequeños caseros, al tiempo que se haga rendir cuentas a todos los caseros y se mantenga a los inquilinos a salvo de peligros.