Conoce a Robert

Como padre, esposo, y washingtoniano de quinta generación, he mirado a nuestra ciudad crecer y cambiar a lo largo de mi vida. Yo sé que los mejores días de DC están por venir.

Una mirada hacia atrás

Cuando yo era joven, teníamos una comunidad compuesta por nuestros familiares que vivían cerca, en la Calle Madison del Distrito 4, y por los feligreses de la Iglesia de San Agustín, que se convirtieron como en familia para nosotros.

Yo dependí de mis lazos familiares cuando tenía 8 años y perdí a mi madre, quien falleció de cáncer de mama. Pocas semanas después, tuve un accidente automovilístico casi mortal, por el que se me fracturó el cráneo y se me colapsó parte de la boca. Mientras me recuperaba de mis heridas y sufría el duelo por una profunda pérdida personal, quedé muy retrasado en mis estudios escolares. 

Pasé los siguientes 7 años reprobando las clases. Pero tuve suerte: unos cuantos adultos en mi vida vieron algo bueno en mí y nunca dejaron de creer en mí. Sin el apoyo que recibí de mi comunidad de DC durante esos tiempos difíciles, tengo la seguridad de que no estaría aquí hoy.

Encuentro con mi pasión

Las penurias de mi juventud me enseñaron a enfrentar las adversidades y los obstáculos con firmeza, perseverancia y responsabilidad para rendir cuentas. Trabajé duramente y me puse al día, y ahora soy un orgulloso egresado de la escuela preuniversitaria Archbishop Carroll High School, del Colegio Universitario St. Mary’s College de Maryland, y de la Facultad de Derecho de la American University de Washington. 

Después de estudiar la carrera de Derecho, dediqué mi vida a recompensar a la comunidad que me crio. He fungido como funcionario administrativo judicial del Tribunal Distrital de Maryland para el condado de Montgomery, y, posteriormente, como abogado legislativo para la congresista Eleanor Holmes Norton en la Cámara de Representantes federal durante cinco años. En esa función, he trabajado por aflojar el control del Congreso sobre DC y he luchado por lograr que DC sea un estado.

Cuando estaba trabajando para la congresista Norton, vi cómo nuestra ciudad cambiaba a mi alrededor. Como para muchas otras familias, para mi familia el desplazamiento fue lento, pero constante. Vi con mis propios ojos cómo la dirigencia de la ciudad daba prioridad a las necesidades de los ricos que llegaban a nuestra ciudad, en lugar de a las de quienes ya vivíamos aquí. Decidí que me era necesario utilizar las aptitudes y la experiencia que había ganado en el colegio de Derecho y en el Capitolio, para hacer que la ciudad funcione para más residentes nuestros. 

En 2014, me integré al equipo del fiscal general Karl Racine para diseñar y aplicar un modelo original de compromiso con la comunidad para la Oficina del Fiscal General de DC, enfocándose en escuchar a las comunidades y ampliar el apoyo a nuestros residentes más vulnerables.

Forjar hacia adelante 

Me postulé por primera vez para formar parte del Consejo Municipal de DC en 2014. Perdí, pero no estaba derrotado. Volví a postularme en 2016 y gané. Servir como su concejal general de DC ha sido uno de los grandes honores de mi vida.

Estoy increíblemente orgulloso de lo que hemos logrado en los últimos cinco años en el Consejo Municipal. Aprobamos una legislación para ampliar la educación infantil preescolar, la cual ha establecido un nuevo parámetro reglamentario a nivel nacional. Fui un firme defensor de la primera iniciativa de ley de la nación para restaurar el derecho al voto de los residentes encarcelados, los cuales perdieron su derecho de votar debido a las políticas de segregacionismo racial. He luchado por la ampliación de los programas de fuentes de empleo para las personas que enfrentan los más altos obstáculos en la contratación e, inspirado por la experiencia de mi propio hermano como ciudadano reintegrado, trabajé por duplicar el tamaño de la dependencia gubernamental que apoya a los ciudadanos que se reintegran. 

Con la vista hacia el porvenir

Necesitamos un alcalde que haga el futuro de DC incluyente y justo. Estoy postulándome para servir a mi ciudad: a mi hogar. Yo sé que, juntas y juntos, podemos crear una ciudad DC que funcione para todas y todos nosotros. Espero que te sumes a nuestro movimiento.